UPB lidera exploración arqueológica en el Cañón del Chicamocha

Desde el 2013 y con el ánimo de reconocer la riqueza arqueológica que existe en el departamento de Santander, desde una mirada científica y fortalecer su preservación y protección,  docentes de la UPB seccional Bucaramanga, adelantan proyectos de investigación que han permitido seguirle los trazos a la riqueza indígena que alberga el Cañón del Chicamocha, municipio de los Santos, principal lugar de morada de la comunidad indígena Guane.

A la fecha, el estudio que se ha desarrollado en varias etapas, permitió la georreferenciación de 158 sitios de interés arqueológico, que indica la gran riqueza existente en la región, como es el caso de las 57 paneles de pinturas rupestres realizadas por nuestros antepasados, bocetos precolombinos que manifiestan la actividad humana mediante manifestaciones pictóricas, una forma de comunicación de la época.

La UPB ha sido pionera en el registro sistemático por medio de la georreferenciación y captura detallada de cada uno de estos vestigios arqueológicos con el ánimo de contar con el primer acervo digital que ponga en valor esta gran herencia histórica y se convierta en la línea base para investigaciones a futuro. Afirma Mónica Johanna Giedelmann Reyes, líder del proyecto, antropóloga de la Universidad de los Andes y doctora en Arqueología de la University of Reading de Inglaterra.

Para hacer una apuesta en valor del patrimonio arqueológico en Santander y sumado a lo realizado, el Grupo de Investigación tiene contemplado desarrollar estrategias de sensibilización y de apropiación social con la misma comunidad, a través de talleres en colegios, museos y otros escenarios, involucrando a las población juvenil y así generar en ellos el interés por ser los principales divulgadores y guardianes del valor cultural e histórico que se encuentra en el departamento.
Las acciones investigativas están proyectadas a varios años y estarán orientadas a la exploración de otros municipios para así  ampliar el entendimiento que se tiene de los grupos indígenas que habitaron la región.

“Junto a estas acciones de investigación estricta, existe un interés por sensibilizar y divulgar con estrategias que involucren a los residentes locales, quienes conviven con estos vestigios, y así  fomentar el sentido de la responsabilidad social, que todos como ciudadanos debemos tener en el cuidado de nuestra propia tierra y todo el valor que ella cobija”, puntualiza Giedelmann Reyes.