En un operativo que ejecutó con la Policía Ambiental, personal técnico de la Secretaría de Salud y Medio Ambiente de Bucaramanga intervino un matadero clandestino en el asentamiento humano José María Córdova y decomisó 260 pollos que no cumplían con las normas sanitarias para su consumo.

Según Luis Antonio Niño Valenzuela, coordinador de saneamiento básico de la Secretaría de Salud y Ambiente de Bucaramanga, los productos decomisados fueron desnaturalizados en un sitio destinado para cumplir con esta actividad.

El funcionario hizo un llamado a la comunidad para que no compre estos productos cárnicos en sitios no autorizados y sin que cumpla con la cadena de frio, importante para su protección. Recomendó comprar los productos en supermercados, plazas de mercado y expendios que cumplan con todas las normas sanitarias.

“Se avecina la Semana Mayor y vamos a incrementar estos operativos en toda la ciudad de Bucaramanga y en plazas de mercado”, dijo Niño Valenzuela.

Advirtió a los bumangueses no comprar pescado en la calle, para evitar una afectación de la salud por contaminación.

Recordó que la venta de alimentos en vía pública está prohibida. “Se decomisa el producto y se inicia un proceso sancionatorio ante la inspección de policía que le aplicará una multa por infringir las normas sanitaras establecidas”.