“Llevamos más de 14 años en emergencia sanitaria y nosotros estamos trabajando, arreglando y mejorando el sitio de disposición final. Ahora se atraviesa la politiquería para no dejar hacer. Nosotros contratamos, con plata de la ciudadanía por la sobretasa ambiental, la construcción del box culvert para tener una mayor capacidad en el futuro. Llegó la CDMB y nos selló, pero lo curioso es que no mandaron la resolución que soportara esa acción. Entonces es nula y nosotros vamos a seguir con la obra”, dijo Hernández Suárez.

Es de anotar que cerca de 30 mil toneladas de residuos sólidos arriban cada mes a El Carrasco, administrado por la Empresa de Aseo Municipal, EMAB, provenientes de 16 municipios del área metropolitana y la región.

“Estamos en emergencia y estoy trabajando con las especificaciones que exige la Autoridad Nacional de Licencias Ambientales, ANLA. La CDMB está es mirando cómo me persigue. Tocó llevar la situación a la crisis para que se resuelva”, agregó el burgomaestre.

La parálisis de este proyecto significa que, por cada hora que esté sellada la construcción, es una hora menos de capacidad futura.