Según el Departamento Nacional de Planeación, DNP, hasta marzo de 2018, en el departamento de Santander habitan 2’080.961 personas, de ellas 1’645.784 se encuentran inscritas en el Sisbén, lo que corresponde al 79.08% de la población santandereana.

Este resultado se obtiene al revisar y cruzar la base de datos que presentaron ante la entidad estatal, las alcaldías de los 87 municipios de Santander, con el propósito de iniciar un proceso de depuración, que comenzó en septiembre de 2015. Esto evidenció que en 30.390 casos se consideraron como sospechosos de no formar parte de la población vulnerable, debido a que podrían contar con ingresos económicos suficientes, por manipulación de la encuesta o por denuncia de la comunidad.

Sin embargo, luego de una revisión minuciosa, se pudo verificar que tan solo 4.092 casos se mantenían como sospechosos, reduciendo en más del 85% los casos reportados como suspendidos en la primera medida.

Llama la atención, que de los 4.092 que aparecen como suspendidos, 1.695 se encuentran en Barrancabermeja. Esto equivale al 41.42% del total de suspendidos en el departamento.

De acuerdo con la información presentada por Héctor Julio Fuentes Durán, secretario de Planeación de Santander, estas personas pueden acercarse a las oficinas del Sisbén de su lugar de residencia, para que le programen una visita a fin de verificar sus condiciones de subsistencia: “Estas visitas técnicas permiten verificar si las personas cumplen con las condiciones para ser beneficiario de los subsidios que entrega el estado a la población vulnerable. Se espera además, que en 2019, se realice una nueva encuesta para actualizar la base de datos y poner en marcha el Sisbén 2”, indicó el funcionario.

Además, se espera que el nuevo Sisbén permita la remisión diaria de la información, de modo que si la persona hace la solicitud hoy, esta llegue al DNP el mismo día, donde se cruzará la información con 24 bases de datos de otras dependencias y de esta manera ahorrar tiempo y recursos.